JABÓN DE FIERABRÁS – LE BAUME DU FIERÁBRAS

fierabras (9)

Alma Rústika- Jabón de Fierabrás

Imagino   la cara  de extrañeza que habrás puesto al leer  el título de esta entrada. No es para menos; ciertamente, “Fierabrás”  no es un nombre que uno espere encontrarse en un jabón. Es más, cuesta  imaginar que un jabonero lo elija para bautizar a alguna de sus  “criaturas”.

Pero todo tiene su explicación. Este jabón –  y su nombre-  nació  como consecuencia del reto que mi amiga Isabel,  de Laisa Jabones Artesanos , nos propuso a  un grupo de jaboneras : elaborar un jabón inspirado en el “Bálsamo de Fierabrás” que aparece mencionado en El Quijote.

Yo no suelo participar en este tipo de retos –  no por falta de ganas sino, básicamente,  por falta de tiempo-, sin embargo este lo acepté encantada. Me parecía una excelente   manera de conmemorar el   400 aniversario de la muerte de  Cervantes , haciendo lo que más me gusta: jabón.

Pero antes de poder poner “manos a la obra”  me tocó   investigar un poco . ¿ Qué era exactamente el bálsamo de Fierabrás? ¿Cuáles eran sus ingredientes?

¿Te apetece averiguarlo conmigo?

Fierabrás es un personaje de ficción que aparece mencionado por primera vez en la chanson Fierabrás, cantar de gesta francés de finales del siglo XII, y, posteriormente, en diversas obras literarias escritas en otras épocas y en  otros idiomas.

Según la Wikipedia hablamos de

 “un Caballero sarraceno de gigantesca  estatura, de grandísima fuerza y magnánimo corazón muy diestro en el manejo de las armas, emir de Alejandría y sultán de toda la provincia de Babilonia, hasta el mar Rojo y Jerusalén” “[…  hijo del poderoso emir Balán, hombre de muy grandes rentas, señor de muchas provincias y gobernador de Al-Ándalus, y que  mantiene constante conflicto con Roldán y los doce pares, especialmente Oliveros, con el que rivaliza en proezas, pero tras ser derrotado por este, se convierte al cristianismo y en su amigo, y lucha en las filas del ejército de Carlomagno]”

 Ya sabemos  quien era Fierabrás pero ¿ Y el bálsamo? ¿Qué era exactamente?

Según la leyenda,  era  el  bálsamo con el que María Magdalena ungió  a Jesús antes de ser enterrado y que formó parte del botín que Balán y Fierabrás  consiguieron durante el saqueo de Roma.

Respecto a sus propiedades,  es Don Quijote – tan aficionado a los Libros de Caballerías- quien nos las cuenta   maltrecho y magullado tras su batalla con el escudero vizcaíno:

Capítulo X:

 […Todo eso fuera bien escusado —respondió don Quijote— si a mí se me acordara de hacer una redoma del bálsamo de Fierabrás  , que con sola una gota se ahorraran tiempo y medicinas.

—¿Qué redoma y qué bálsamo es ese? —dijo Sancho Panza.

—Es un bálsamo —respondió don Quijote— de quien tengo la receta en la memoria, con el cual no hay que tener temor a la muerte, ni hay pensar morir de ferida alguna. Y ansí, cuando yo le haga y te le dé, no tienes más que hacer sino que, cuando vieres que en alguna batalla me han partido por medio del cuerpo, como muchas veces suele acontecer, bonitamente la parte del cuerpo que hubiere caído en el suelo, y con mucha sotileza, antes que la sangre se yele, la pondrás sobre la otra mitad que quedare en la silla, advirtiendo de encajallo igualmente y al justo. Luego me darás a beber solos dos tragos del bálsamo que he dicho, y verásme quedar más sano que una manzana.

Ya en  Capítulo XVII Don Quijote  desvela, al fin,   los ingredientes “secretos” de tan magnífica pócima:

[…Levántate, Sancho, si puedes, y llama al alcaide desta fortaleza y procura que se me dé un poco de aceite, vino, sal y romero para hacer el salutífero bálsamo ; que en verdad que creo que lo he bien menester ahora, porque se me va mucha sangre de la herida que esta fantasma me ha dado.

[…En resolución, él tomó sus simples, de los cuales hizo un compuesto, mezclándolos todos y cociéndolos un buen espacio, hasta que le pareció que estaban en su punto. Pidió luego alguna redoma para echallo, y como no la hubo en la venta, se resolvió de ponello en una alcuza o aceitera de hoja de lata, de quien el ventero le hizo grata donación, y luego dijo sobre la alcuza más de ochenta paternostres y otras tantas avemarías, salves y credos, y a cada palabra acompañaba una cruz, a modo de bendición...]

Aceite, vino, sal y romero  ¡Qué buenos ingredientes  y qué representativos de nuestra cultura mediterránea! ¿Verdad?

El aceite de oliva virgen  extra es rico en polifenoles, Vitamina E y ácido oleico, sustancias antioxidantes que actúan atrapando los radicales libres  y, en consecuencia, contribuyen a retrasar el envejecimiento cutáneo. Además, contiene triglicéridos, ácidos grasos  e hidrocarburos, como el escualeno, que ayudan a mantener la cohesión celular del estrato córneo,conservando la elasticidad y la  humedad natural de la piel.

El vino, rico en polifenoles y resveratrol, tiene propiedades antioxidantes que actúan contra el envejecimiento, ayudando a mantener la salud y el  buen tono de nuestra piel.

La sal contribuye a mantener la piel nutrida e hidratada gracias a su capacidad para retener el agua. Es  purificante ,  antiséptica y ligeramente exfoliante, lo que se traduce en una piel limpia y extremadamente suave.

El romero es una de las plantas más valoradas desde la antigüedad gracias a sus excelentes propiedades medicinales y cosméticas. Antiséptico, astringente, refrescante, anti-inflamatorio y cicatrizante, ayuda a mejorar el aspecto de la piel. En el cuidado capilar, estimula y fortalece el cuero cabelludo, propicia el crecimiento del cabello, ayuda a evitar la caspa y es perfecto para hidratar los cueros cabelludos escamosos y secos.

Con todos estos buenos ingredientes  no sé si es posible  elaborar un jabón con el que poder   vencer el temor  a la muerte  o restaurar miembros amputados, como nos cuenta Don Quijote, pero  de lo que estoy segura es de que puede formularse   un  magnífico jabón con estupendas propiedades para la piel.

¿ Y tú? ¿ Te animas a elaborar tu propio “jabón de fierabrás”? Espero que sí y para ello aquí te dejo la fórmula.

Un saludo y gracias por leerme.

Fuentes consultadas:

Wikipedia

Centro virtual Cervantes

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en JABONES y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Te apetece comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s